Saturday, May 18, 2013

Inside 17 de Mayo 2013


En la reunion de Mayo en Inside. Sinceramente me veo mal pero...es lo que hay.

Tuesday, May 14, 2013

SESENTA


¡Increíble! Ya llegué a los 60. Y, en verdad me siento genial. Quizá sea por que allá por mis diecisiete, dieciocho añitos, pensaba, con la crossdressina a bajo nivel aún, que a los cuarenta, iba a ser un viejo choto, gordo, pelado y sin ganas de hacer cosas nuevas.
Y aquí estoy, a mis sesenta, recordando que si bien pase unos cuantos años de mi vida sin tomar conciencia de que podía llevar adelante mis sueños, me limitaba a hacer lo que se espera de una persona que respeta las imposiciones sociales.
De esa época me queda el reconocimiento de mi hijo menor que en una ocasión, años después de separarme,  me escribió un emotivo mail agradeciéndome lo que había hecho por él y su hermano para educarlos y darles ejemplo de que el trabajo es lo que dignifica.
Ahora experimento aquello de que “Nunca es tarde”. Tuve un hijo a los veintidós años y otro a los veintiséis. Aparte de esa satisfacción y después de años de que la vida me pasara por encima recién a los treinta y cinco comencé a disfrutar de las cosas que necesitaba. Pues fue a esa edad que tuve mi primer relación homosexual.
A los cuarenta y dos me separé, todavía tenía esa edad cuando conocí a mi actual pareja y comenzó esta maravillosa aventura que ya lleva casi dieciocho años.
A los cincuenta comencé a tomarme en serio la literatura. El resultado, más de veinte premios literarios obtenidos y tres libros publicados.
A los cincuenta y dos descubrí la palabra crossdressing y conocí a Claudia, y fui a una reunión de las que ella organizaba.
A los cincuenta y seis me anime a pintar y no he parado desde entonces, al punto que ya no se donde guardar los cuadros que realizo.
 Y a los cincuenta y nueve… el sueño de toda mi vida, estar en el sitio que mas amo en este mundo, Paris, en medio de un maravilloso viaje a Europa que hice con mi pareja. Y para completar este año pasado otro de mis sueños, concurrir a las  reuniones de La Banda del Golden Cross, pudiendo conocer a muchas de quienes tenía como referentes.
Hoy estoy llena de actividad. Escribiendo una novela más, pintando, compartiendo las actividades de mi pareja, arreglando mi casa, participando de eventos literarios, yendo a las reuniones, paseando en bicicleta todos los domingos, gozando del crecimiento que he tenido en todos estos mundos sobre todo en el crossdressing. ¡Que lejana queda aquella niñez en que le pedía algo de ropa a mi vieja y ni siquiera me imaginaba que podría algún salir a la calle siendo esta yo!
Y todo ellos sin recurrir a los libros de autoayuda, sin psicoanalizarme, sin siquiera buscar fuerzas en la religión. Solo sabiendo que mis logros y mis fracasos son mi exclusiva responsabilidad y que unos y otros no me hacen mejor o peor persona, sino solo me dan experiencia y fuerza para seguir adelante.




Alexia Montes